Araski AES Baloncesto Femenino

ENTREVISTAMOS A… VALERIYA BEREZHYNSKA

“La parte más importante de mi vida son las relaciones. Me aseguro de pasar todo el tiempo que puedo con la gente que me importa

valeriya berezhynska, jugadora de Kutxabank Araski

Valeriya Berezhynska auna altura para Kutxabank Araski, pero no duda en tirar de tres si el partido lo precisa.

– Has sido la última en llegar, pero se te ha visto una adaptación muy rápida al grupo.

Ha sido muy fácil porque que el club es muy acogedor. Cuando llegue encadenamos varios partidos consecutivos, así que no hubo tiempo para la relajación. Fue una situación complicada porque aprender a este ritmo tan rápido conlleva cometer más errores, pero estoy contenta con el equipo y la ciudad.

– Tras una buena dinámica de resultados, el 2021 no ha empezado nada bien. ¿Qué aspectos hay que mejorar para encarar este duro mes de febrero?

Creo que nos ha costado estar en sintonía en defensa. Sabemos que somos capaces de anotar, pero defender requiere más comunicación, estrategia y trabajo en equipo. Espero que trabajemos más en esta faceta para mejorar, ya que la parte fácil es tirar y anotar.

– Cuéntanos cómo fue tu breve experiencia en la WNBA.

Breve es una buena palabra para describirla (risas). Fui drafteada por Detroit, pero nunca me encontré cómoda ahí. Después estuve en San Antonio Silver Stars y fue una experiencia completamente diferente. Me encantaron los entrenadores, las jugadoras y el personal. Es una liga muy dura. Todo el mundo se movía más rápido, jugaba más fuerte, tiraba con más precisión y pensaba mejor. Fue muy duro, pero una experiencia encantadora.

– Hemos estado buscando información, pero hay muy poca acerca de tu trayectoria con la Selección de Ucrania.

Debo aclarar que dejé Ucrania cuando tenía 14 años. No volví durante los siguientes 8 años. Cuando regresé, ya no tenía amigos, así que la experiencia de la selección nacional era “extraña” para mí. No entiendo el concepto de trabajar/jugar sin dinero. Probablemente sea una opinión muy impopular, pero nunca estuve de acuerdo con que los entrenadores, el personal y los médicos cobraran por “representar al país”, pero las jugadoras no. El baloncesto es mi trabajo. Me encanta mi trabajo. Pero no voy a pasar todos los veranos trabajando gratis lejos de mi familia, de mis amigos y de la vida que quiero tener.

– Ucrania nos pilla lejos y conocemos muy pocas cosas de tu país. ¿Cómo lo definirías y adonde tenemos que ir si un día decidimos ir allí de turismo?

Por supuesto, Kiev, pero nunca en invierno. Como he dicho, me fui cuando era joven, así que no pude viajar mucho por Ucrania. Pero hace dos años pasé tres semanas en Kiev esperando mi visado para Francia. Aproveche la oportunidad para hacer turismo y fue realmente increíble. Mucha historia, arte, arquitectura, eventos sociales, la excursión a Chernobyl… Yo recomendaría conseguir una guía local para pasear. Hay mucho que ver y aprender. Aunque no he estado, se que Lviv también es una ciudad bonita.

– En la actualidad y cuando no tienes competición resides en Houston  ¿Cómo es tu vida durante los meses que no estás jugando?

¡ASOMBROSA! La parte más importante de mi vida son las relaciones. Me aseguro de pasar todo el tiempo que puedo con las personas que me importan. Viajo un poco y hago ejercicio todos los días. Voy al parque por las tardes para pasear con amigos, jugamos a la pelota y escuchamos música, nos columpiamos en los columpios, vamos a bailar salsa, hacemos fiestas en la piscina, noches de juegos en casa… ¡¡hay tantas cosas que hacer!! Pero lo principal es que lo hago con la gente que quiero.

– Hemos leído en una entrevista de hace mucho años que te declarabas fan de actividades extremas tipo ala delta, paracaidismo o puenting.

Sí, soy aficionada desde que hice paracaidismo en Israel hace mucho tiempo. Me gustan mucho estas actividades, pero por ahora no los practico porque necesito que mis brazos y piernas no se rompan. Me encantaría volver a hacer paracaidismo y probar deportes menos arriesgados como el surf o el esquí.

– Sin embargo también sabemos que en el instituto practicaste deportes más tranquilos como el voleibol o el sóftbol. ¿Pero cuándo empezaste a jugar a baloncesto y cuándo supiste que te dedicarías a ello?

Mi instituto era bastante pequeño, así que teníamos casi el mismo equipo de baloncesto, voleibol y sóftbol. Yo jugaba a los otros dos deportes sólo para rellenar el tiempo. Sabía que lo mío era el baloncesto. No pensaba en lo que iba a hacer, en cómo lo iba a hacer ni en ningún otro detalle. Creo que me di cuenta de que iba a ganar dinero como jugadora de baloncesto después de firmar mi primer contrato en Francia. Era 2008 y había mucha menos información, no había redes sociales ni nada por el estilo. La ignorancia joven e ingenua me funcionó muy bien en aquel entonces.