Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información

VALENCIA BASKET 64 – 62 RPK ARASKI

VALENCIA BASKET 64 – 62 RPK ARASKI

Rpk Araski cae en Valencia tras encajar un parcial 14-4 en los minutos finales y sufrir un criterio arbitral que permitió el contacto de manera desigual

No hay excusas. Rpk Araski cayó en la Fonteta porque gestionó peor los minutos importantes, con más errores y menos acierto. Cierto es que dos jugadas en esos instantes finales pudieron cambiar el rumbo, una penetración de Barbee que no fue sancionada con falta y otra acción en la que Asurmendi fue empujada por Queralt Casas y el criterio arbitral decretó todo lo contrario, castigando a la navarra con una antideportiva. Jugar en la Fonteta es complicado y arbitrar también.

El partido se lo llevó Rpk Araski a su terreno, de manera inteligente y con el esfuerzo de unas jugadoras que creyeron en la victoria durante 40 minutos. Con fe, fueron minando la paciencia de un Valencia que no supo atacar el aro alavés, que se quedó en un pobre porcentaje del 31 por ciento en tiro de dos y que tiró de sus estrellas, Queralt Casas para soluciones de última hora.

Las vitorianas maduraron el choque desde un primer cuarto donde Tamara Seda desactivó a Tirera y dio una recital con 10 puntos casi consecutivos. El equipo jugó con criterio en ataque, no permitió tiros cómodos a un Valencia maniatado. Una acción desafortunada con un mal apoyo, provocó la lesión de Natalie Van Den Adel en su tobillo derecho. La holandesa no volvería a la pista y habrá que esperar un primer diagnóstico para conocer el alcance su lesión. Una rotación menos que supuso un paso al frente del resto, en especial, una integrada Shacobia Barbee que ayudó en todas las facetas y mostró ya parte de su potencial. Como colofón a un buen primer período, Izaskun García sumaba una triple desde casi 10 metros para firmar el 14-18.

Mientras las vitorianas disfrutaban de un 54 por ciento de acierto, las locales se quedaban en un 24 por ciento. Valencia hacía la goma y no era capaz de imponer su ritmo alto. Asurmendi dirigió con maestría en el segundo cuarto para anotar y mandar en la pista. Pero fue la salida de Cristina Molinuevo la que cambió el ritmo. Dos robos de la vitoriana provocaron dos contraataques. Araski corría, y cuando eso sucede, es feliz. Carrera se manejaba con destreza en posiciones interiores, dando otro recital con sus 8 puntos y 7 rebotes y confirmando el gran fichaje que ha hecho Valencia para las próximas cinco temporadas. Vestida de verde, las prestaciones de la gallegas siguen siendo óptimas. Las de Urieta, controlaban las pérdidas y dominaban el rebote. Eso se traducía en la ventaja al descanso de 8 puntos (26-34).

Valencia elevó el nivel defensivo y quiso endurecer el partido. Con la permisividad arbitral de su parte, empezó a ser más agresivo en su defensa, mientras las vitorianas intentaban aguantar. Un parcial 7-0 apretaba el marcador (33-34). Reisingerova hacía daño en la pintura. Seda con tres faltas debía ser reservada, pero Carrera dio minutos de calidad. Las vitorianas anotaban cuatro tiros libres en cuatro minutos. Ante la escasa productividad, las de Rubén Burgos se ponían por delante después de muchos minutos (39-38). Urieta aplicó una inyección de orgullo a las suyas en un tiempo muerto. Quevedo, Carrera y un triple providencial de Asurmendi enmudecían la Fonteta para sumar un parcial 0-7 y avisar de que la amenaza iba en serio. La belga Raman, con poca presencia, anotaba un triple que daba oxígeno. Asurmendi contestaba con otro. Las gasteiztarras seguían mandando al cierre del tercer período (48-52).

La prueba de pundonor y coraje estaba más que superada. Un Araski competitivo quería llevarse la victoria. Lo peleo hasta el último gramo de energía, con una rotación reducida y castigada. Los contactos se multiplicaron. Valencia impuso su físico. Rpk Araski su destreza con la determinación de Quevedo. Cinco puntos consecutivos de la madrileña ponían el 50-58 en el marcador.

El cansancio pasó factura, con hasta tres pérdidas de Izaskun García. Seda cometía la quinta falta en un momento clave. La mozambiqueña volvió a ser la máxima anotadora con 14 puntos. Emergió la figura de Queralt Casas para salvar a su equipo. Tres triples de las valencianas en los momentos clave, en especial el de la belga Raman, daban la vuelta al marcador y ponían a las taronjas por delante 63-62.

Una penetración de Barbee con falta no sancionada, una falta sobre María Asurmendi de Queralt Casas que se interpretó como antideportiva de la base navarra acabaron por apuntillar a las alavesas que hicieron más por llevarse el triunfo de un feudo casi inexpugnable. Un parcial 14-4 final, además de los 10 rebotes más para las valencianas, fueron algunas de las claves para el 64-62 final. Una derrota cruel pero que confirma el nivel competitivo de las de Made Urieta, de nuevo incansables en su entrega.

Valencia Basket: Anna Gómez 12, Queralt Casas 9, Tamara Abalde 9, Meiya Tirera 5, Joy Brown 8 -quinteto inicial - Irene Gari, Marina Lizarazu 2, Rebeca Cotano 4, Jana Raman 6, Julia Reisingerova 9

Rpk Araski: Izaskun García 5, Laura Quevedo 10, Raquel Carrera 8, Shacobia Barbee 8, Tamara Seda 14 -quinteto inicial - Cristina Molinuevo 2, María Asurmendi 13, Natalie Van Den Adel, Laura Pardo 2