Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información

NISSAN AL-QAZERES EXTREMADURA 71 – 65 RPK ARASKI

NISSAN AL-QAZERES EXTREMADURA 71 – 65 RPK ARASKI

Con 8 puntos de ventaja, las vitorianas echaron por la borda el buen trabajo recibiendo un parcial de 14-0 en los últimos cuatro minutos

No fue suficiente el reencuentro con las buenas sensaciones, porque las tuvo Rpk Araski en su pista talismán donde empezó a escribir su historia con aquel ascenso histórico. El Serrano Macayo pasó de la zozobra al júbilo desenfrenado en cuatro minutos. Los suficientes para que su equipo le diera la vuelta a un partido que tenía perdido cuando los triples de Cristina Molinuevo alimentaban las altas expectativas vitorianas 57-65. Los ocho puntos de ventaja fueron un visto y no visto por la mala gestión del triunfo. En eso, al equipo le falta poso y en Cáceres lo pagó caro.

El inicio del choque enseño la mejor cara de Araski. Esas señas de identidad que tanto pedía Made Urieta. Buena circulación de balón, defensas colectivas, esfuerzo en el robo y siempre la mejor opción en el tiro o la penetración buscando la falta y el tiro libre. La ausencia de Shacobia Barbee en el bando rival suponía una buena noticia por lo que da esta jugadora en la pintura. Pero Al-Qázeres pareció no echarla de menos. Van Den Adel volvía a ser la jugadora que conocemos, incisiva, voraz de cara al aro. Su acierto comandaba los mejores minutos y la máxima renta de 9 puntos (8-17). Hasta que apareció la figura de Paola Ferrari para bajar a la realidad. Al-Qázeres se fundamente en una plantilla corta pero plena de talento. Como dato, su quinteto inicial anotó 61 de los 71 puntos. Especial mención a los 17 rebotes de la joven Paula Ginzo. Una promesa que ya es realidad en el baloncesto español. Araski había aprovechado el acierto en el tiro libre (9 puntos) para tapar sus malos porcentajes de tiro.

Algo que cambió en el segundo cuarto desde el triple. El mano a mano entre Ferrari y Van den Adel (18 puntos) alocó el partido con exceso de tiro exterior. Se unió al festival anotador una acertada Ciappina para sumar cinco puntos consecutivos y mantener el equilibrio al descanso (34-32).

Gabi Ocete puso una velocidad más al partido, consciente del cansancio de Izaskun y de los problemas en la defensa del uno contra uno alaveses. Sus penetraciones a canasta y su ritmo infernal ponían de cara el choque para los intereses extremeños (42-34). Urieta pedía un tiempo muerto que surtió efecto. Edwards se erigía en protagonista, el equipo la buscaba. Pardo volvía a ser determinante en su suma de intangibles. Una buena defensa zonal hizo su efecto para desconcertar a las locales. Ferrari tiraba del carro, Edwards enfilaba el camino de las dobles figuras (22 puntos, 11 rebotes), con un gran trabajo en las capturas ofensivas.

Emoción para un último cuarto de infarto donde Araski quiso golpear de nuevo y esta vez de manera definitiva. Prodigiosa la salida de la vitoriana Cristina Molinuevo que, con dos triples, incendiaba el choque para casi quemarlo por completo. Otro triple de Edwards colocaba un parcial 0-8 y una ventaja de ocho puntos que parecía casi insalvable para las cacereñas a falta de cuatro minutos.

Fue el momento clave, el que manejan con maestría las experimentadas Ocete y Ferrari. Ayudadas por Maize en la pintura, convirtieron el funeral en todo un festín. 14 puntos consecutivos para darle la vuelta al choque y praticamente asegurarse plaza en la Copa de la Reina.

Lo peor es irse de vacío de Cáceres para un Araski competitivo pero insuficiente que suma su tercera derrota consecutiva. Queda cerrar la primera vuelta el domingo en San Andrés (18:00 horas), ante el Cadí La Seu. El equipo revelación visita Vitoria.


Nissan Al- Qázeres Extremadura 71 (16+18+18+19) Ocete 14, Ferrari 23, Do Nascimento 2, Maize 12, Ginzo 10 –quinteto inicial Romero 2, Corrales , Foraste 8

Rpk Araski 65 (17+ 15+20+13) Roberson, Izaskun García , Van Den Adel 18, Diallo 3, Edwards 22 –quinteto inicial Ciappina 8 , Molinuevo 6, Estebas, Vucurovic 4, Pardo 4