Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información

ENTRENADORAS POR EL DÍA, JUGADORAS POR LA TARDE

ENTRENADORAS POR EL DÍA, JUGADORAS POR LA TARDE

Yoar Zamora y Arrate Agirre compaginan el jugar en LF2 y entrenar a equipos de la Escuela

Con el 6 Arrate Agirre. Con el 11 Yoar Zamora. Es así como las conocen la mayoría de los aficionados, pero hoy las conoceremos un poquito más en su aspecto de entrenadoras de Araskieskola. Arrate dirige a Iparralde (alevín) junto a Izar Bedia (jugadora del 1ª Nacional) y es ayudante de Ioseba Redondo en Los Herrán 02 (infantil). Por su parte, Yoar, junto a otra jugadora del segundo equipo, Arantza Pérez, es la responsable del grupo de Arriaga (infantil).


¿Tenéis algún título de entrenador? ¿Os gustaría realizar más cursos?
Arrate: Tengo el título de primer grado, y si tengo pensado sacarme al menos el segundo nivel, pero de momento no es mi prioridad. Este año hemos tenido la oportunidad de apuntarnos pero nos coincidía malas fechas por los partidos de fuera con el Liga 2 y hubiéramos faltado a muchas clases. Ya llegará el momento de hacerlo.

Yoar: Sí, hace dos años aproximadamente me saqué el título de primer nivel de entrenador; mirando a futuro me encantaría poder formarme muchísimo más como entrenadora, ya sea sacándome los cursos posteriores como el segundo grado o yendo a clinics de entrenadores superiores. Es algo que tengo en mente pero lo dejo para cuando disponga de más tiempo.


¿A qué equipos habéis entrenado?
Arrate: Empecé con un equipo alevín en Marias de ayudante, estuve dos temporadas: 09-10 (alevín 2º año) y 10-11 (infantil 1º año). Al año siguiente entrené a Araski Padre Orbiso (primer año de la escuelita que empezó en febrero). Por último desde el segundo semestre de la temporada pasada dirigí a uno de los equipos Infantiles de Olabide (2º año).

Yoar: Llevo entrenando equipos desde hace unos años; empecé en mi colegio Sagrado Corazón Carmelitas (donde jugaba de pequeña y en cierto modo de donde “provengo”) con unas alevines de 2º año en la temporada 10/11. Seguí con este equipo sus dos años posteriores en categoría alevín e infantil (temporadas 11/12 y 12/13). En la temporada 12/13 también entrené a mi primer equipo en Araski (Judimendi; alevín 1º año). Después pude haber cogido uno en Tenerife pero preferí tener un año sin niñas.


¿Los entrenamientos con el LF2 y los estudios os permiten acudir a todos los entrenamientos?
Arrate: Por suerte estoy acabando los estudios y ya no me quitan tanto tiempo como lo hacían antes, por lo que por esa parte no tengo problemas. En cuanto a compaginarlo con el LF2, no son tanto los entrenamientos si no los partidos. Entre semana puedo ir a casi todos los entrenamientos, pero los sábados que jugamos fuera es casi imposible asistir al partido de las peques, y es una pena, porque es donde de verdad se ve lo que han aprendido entre semana.

Yoar: Realmente con organización se puede llegar a todo (o eso he pensado siempre). En mi caso estoy terminando la carrera y la verdad no ha sido un impedimento para acudir a los entrenos con las peques (salvo alguna ocasión especial); Además tanto los entrenos con mi equipo como con las peques están puestos para que pueda llegar a ambos, aunque sí que es cierto que este año me he perdido más partidos por el tema de desplazamientos lejanos.


¿Animarías a las jugadoras a que conozcan el baloncesto desde el otro lado (lado entrenadora)?
Arrate: Para mí es como un chute de ilusión. Las niñas están ahí para divertirse, porque se lo pasan bien y esa ilusión por tener un balón en las manos y por aprender es contagiosa. Animaría a cualquiera a ver ese punto de vista, echar la vista atrás y volver ahora, después de unos años siendo jugadora, al baloncesto base. Las peques aprenden de ti, pero también te enseñan, y sinceramente tenemos mucho que aprender de ellas.

Yoar: Claro que sí, es un lado completamente distinto ser entrenadora que jugadora y muchas veces les digo que cuando se pongan en nuestro lugar nos entenderán muchas cosas de las que les decimos tanto Aran como yo. Me parece una experiencia muy enriquecedora para las personas que nos apasiona el baloncesto el poder ser entrenadora, por eso les animo a que cuando sean algo más mayores den el paso de entender el baloncesto desde otro punto de vista.
Trabajar con estos pequeños mounstruitos sobre todo te recuerda a sonreír jugando a lo que más te gusta y dejar de pasarlo mal por “tonterías”, las ganas que tienen de mejorar cada entrenamiento, y también el espíritu del baloncesto que muchas veces nosotras, las entrenadoras, perdemos; ellas siempre te lo recuerdan de algún modo. También hay que decir que te enseñan a mejorar tu paciencia (aunque hay a veces que las mataría).


¿Qué sienten vuestras jugadoras al ver que su entrenadora es una jugadora de Liga Femenina 2?
Arrate: Creo que en parte sienten admiración, y que buscan un ejemplo en nosotras. Pero a mí no me dicen mucho. Las alevines no van muchas a los partidos, aunque al de Galdakao ya se animaron unas cuantas. Antes de ese partidos una de las peques me pregunto a ver si ganaríamos que ya que iban que teníamos que ganar. Cuando les dije que era muy difícil otra niña dijo: “¡Pero si han perdido contra Portomar!”. Ibaizabal había perdido el fin de semana anterior contra “Portomar Cortegada”. Lo que más me sorprendió fue que la peque seguía los resultados del primer equipo.

Yoar: Tengo alguna jugadora que no se pierde ni un partido del Liga 2, incluso hay partidos que tengo fotos que me llegan porque las hacen ellas mismas.. ¡y hasta videos! (rie). Recuerdo un entrenamiento que al acabar nos quedamos todas bromeando y hablando de ir a algún partido de Aran o mío con una pancarta para hacer el bobo un rato y poner nerviosa a alguna de nosotras y bueno… ¡resulta que me tocó a mi! En el partido de esa semana aparecieron con una pancarta que ponía “Yoar interior exterior” (porque Arantza y yo incidimos mucho en los entrenamientos en las paradas). ¡Están locas pero son geniales! Todavía tengo la pancarta en casa, y la verdad, esas cosas se agradecen un montón y te animan a seguir hacia delante.

También tengo que destacar el apoyo de otras peques de otros equipos que después del partido vienen y te dicen frases como ¡has jugado genial! Eso me vale para seguir una semana más dando todo de mí.


Un equipo de iniciación, dos alevines, cinco infantiles, cuatro cadetes, un júnior, un sénior en Primera División y un Nacional ¿Cómo veis la cantera de Araski? ¿Creéis que algún día podrán llegar a ser una Agirre o una Zamora y llegar hasta el primer equipo?
Arrate: Ha crecido mucho en solo tres años. Hace nada conocías a todas las niñas que formaban parte del club, al menos de vista si estabas un poco metido, pero ahora es imposible. Alguna de las niñas llegará al primer equipo seguro, hay mucho nivel y tienen ganas de trabajar. Además tienen un referente cercano, que es quizá lo que ha faltado en vitoria. Ver que tienen algo a donde llegar creo que les hace trabajar más.

Yoar: Creo que Araski está formando a pedazo de jugadoras y que el trabajo que está poniendo cada uno de los integrantes tendrá sus frutos. Tanto el planteamiento de los entrenamientos, de los campus, de las tecnificaciones, de las competiciones que pueda haber… las peques deben aprovecharlo, son oportunidades para que sigan aprendiendo y mejorando como jugadoras. Respecto a la segunda pregunta lo tengo claro, no creo que puedan llegar a ser una Zamora o una Agirre, estoy segura que serán muchísimo más y que nos acabarán enseñando ellas a nosotras.


Por último, hace unas semanas se desplazó un autobús lleno de niñas de la Escuela hasta Galdakao para veros en directo. ¿Qué se siente al salir a una cancha que no es Mendizorroza y ver la grada llena de niñas vestidas de verde que gritan vuestros nombres? No sé si sabéis...pero en al autobús de vuelta iban como locas por haberos fotografiado con ellas o porque alguna le choco la mano...

Arrate:Ese día fue increíble. Nos llegaban fotos del autobús, las niñas tenían casi más ilusión por vernos que nosotras por jugar. Eso te hace pensar que tienes que hacerlo bien, no solo por ti o por el equipo, si no que todo lo que hay detrás de ti se merece que tú des más del 100%, y que tanto ellas como nosotras merecíamos disfrutar de ese partido. Por desgracia el partido no fue de los mejores que hemos hecho.

Yoar: Puf… no sé como describir eso… realmente es un arma de doble filo ya que es increíble la expectación que había, pero claro, como jugadora debes dar todo de ti para no “defraudar”. Tengo que decir que teníamos hasta nervios de salir a la cancha, sin duda fue una experiencia inolvidable (al menos para mi). Sentir que detrás de ti tienes a 60 niñas mirándote es una responsabilidad (que te siguen hasta a campos que no es el tuyo) como jugadoras tenemos el deber de responder ante estas peques que con ilusión nos miran y nos siguen, enseñarles la actitud y educación que hay que tener en el campo. Estamos muy agradecidas que se muevan y te sigan de esa forma… fue una pena no poder compartir el viaje con ellas en el autobús sin duda hubiera sido increíble para ambas partes. Creo que nos tienen que sentir cercanas a ellas y sientan que estamos para cualquier cosa que nos pidan.