Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información

ESTE SÁBADO NO JUEGO

ESTE SÁBADO NO JUEGO

Os invitamos a leer está entrada a un blog de baloncesto

Cuando nuestro hijo se inicia en una actividad deportiva adquirimos unas responsabilidades y compromisos de los que a veces no somos conscientes.

Obviamente a todos nos viene a la cabeza la asistencia y puntualidad en entrenamientos, pero hay algo mas, los partidos.

Como entrenadores de formación estamos acostumbrados a que cada fin de semana nos falle algún jugador, normalmente por enfermedad o lesión. El problema es cuando uno o varios de esos jugadores no juega porque “está fuera”.

Asumo que somos personas racionales y aceptamos que algún jugador falle cierto fin de semana por viajes, excursiones, siempre que lo avisen con anterioridad ¿Cuando no lo aceptamos? Cuando se nos avisa con poco tiempo y cuando el motivo de la falta es “me voy a la sierra con mis padres, tengo un cumpleaños, tengo una comida, tengo un compromiso familiar…”


¿Estamos actuando bien como padres?
No, ya que no somos capaces de imaginarnos de las consecuencias de estos actos.

- Primeramente para el equipo, que ya se verá afectado por la falta de uno de sus jugadores. Mas si es en categorías infantil o minibasket donde debemos inscribir un mínimo de jugadores. Como grupo, falte quien falte, el rendimiento deportivamente no será el mismo, ni sus rotaciones. Aparte de afectar seriamente el concepto de grupo y equipo.

- Para el jugador no es solo no jugar un partido, sino la posibilidad de llevar a la práctica todo lo entrenado a la semana. Semana en la cual no entrenará/rendirá de la misma manera si tiene partido al final de ella o no.

- Para el entrenador, que tendrá que conseguir que todas las piezas encajen deportivamente aun con la falta de uno o mas de sus jugadores.

- Para nuestro hijo. ¿Que valores le estamos enseñando? ¿Responsabilidad? ¿Compromiso? Normalmente oímos “por un partido que faltes no pasa nada”¿Pero y si todos tomamos esa decisión? ¿Le estamos diciendo a nuestro hijo que su partido es menos importante que nuestro fin de semana? Que el no es necesario para su equipo, que sobrevive sin el. No! El equipo debe ser la suma de todos los individuos, la suma de todos es lo que hará que sea grande y que llegue a la consecución del éxito. Debemos de hacerle participe de ellos, que se sienta importante en el grupo, y hacerle saber que si el no esta, su grupo va a sufrir por su ausencia. Hay que fomentar el concepto del grupo, equipo, sacrificio y compromiso por encima de todo.

- Externamente puede afectar a otros equipos del club, que quizás deberán dejarnos jugadoras para cumplir el mínimo requerido. Por lo cual, ya estamos afectando a dos grupos de jugadores, no solo a uno.


Por todo esto padres y madres os ruego que vuestro el fin de semana empiece después del partido de vuestro hijo/a.


LEER ARTICULO EN LA WEB