Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando, entendemos que aceptas estas condiciones de uso. OK | Más información

UPV ÁLAVA ARASKI - CB ONCINEDA (46-34)

UPV ÁLAVA ARASKI - CB ONCINEDA (46-34)

Algo más que dos puntos

No había margen para el error y Araski consiguió una victoria importante ante un rival directo. Así, se logró cortar una racha negativa de cinco derrotas consecutivas.

El partido comenzó con buenas sensaciones al lograr Calavia inaugurar el marcador con un triple en jugada de fondo. Pero tras un 5-0 de salida, las locales, mal en defensa de asignaciones sobre las navarras, permitieron a estas igualar el marcador. Así mismo, el ataque se volvió espero. Mala circulación del balón y mala lectura en las penetraciones hicieron que el casillero de pérdidas se fuera hasta las siete en este primer cuarto que acabó con un empate a 10.

El segundo acto empezó con un buen robo y rápido contraataque que culminó en canasta. La inoportuna lesión de Larrazábal, que se hizo daño en la mano derecha en una caída, descentró a las alavesas, que se vieron sin recursos ante la mejor defensa de las rivales. Se controlaron las pérdidas, pero se siguió sin ver aro y así se llegó al ecuador con seis puntos abajo.

El descanso vino bien a las universitarias, tanto para descansar, como para aclarar conceptos ofensivos; hasta el punto que, en cinco minutos logró voltear en el marcador y ponerse por delante 27-22. El entrenador navarro viendo lo que les podía caer, cambió su estrategia defensiva metiéndose en una zona 2-1-2 que les dio un buen resultado ya que Araski se empecinó en hacer lanzamientos exteriores con poco acierto. Ni el tiempo muerto que Pilar pidió para enmendar errores dio sus frutos y se complicaron la victoria, ya que el marcador se fue ajustando tanto que el cuarto acabó con 29-28.

La táctica ofensiva tenía que dar puntos y tras analizar con profundidad como atacar la zona, un parcial de 9-0 en tres minutos disparó a Araski hasta el 38-28, ante un Oncineda que se colapsó cuando las vitorianas aplicaron una mayor intensidad defensiva sobre su aro. Ya estaban puestas las bases y a las visitantes las empezó a entrar prisas. Un triple de García, A. bajaba la diferencia a siete (40-33), cuando todavía quedaban algo más de tres minutos por jugar. Tiempo en que las de casa se pasaron casi siempre en la línea de tiros libres, con bastante poco acierto, pero que certificaron una victoria tan importante, como necesaria.

El del sábado no fue un buen partido, pero todas las jugadoras trabajaron con buena actitud, conscientes de lo que había en juego. Lo importante era el objetivo, que en esta ocasión no fueron uno sino dos, ya que las vitorianas lograron remontar el basketaverage particular con las de Estella.


UPV Álava Araski: Calavia (8), Zamora (15), Vallès (-), Sarasti (5) y Magán (-) –cinco inicial- Aguayo (-), Díaz de Otazu (6), Larrazábal (-), Paniagua (7), Zubizarreta (3) y García (2).

C.B. Oncineda: Sainz (4), García, L. (6), San Martín (13), Landa (-) y García, A. (5) -cinco inicial- Fenaux (1), Urra (5), Montes (-), Astiz (-) y Martínez (-).

PARCIALES: 10-10, 6-12, 13-6 y 17-6