castellano | euskera | contacto

Noticias

LAS OTRAS ‘JUGONAS’ DEL LACTURALE ART ARASKI

10/04/2018 - Conocemos más de cerca a las jugadoras que han ayudado esta temporada al primer equipo en muchos entrenamientos

Liga Dia.

Un mensaje de whatsapp en la víspera o incluso la misma mañana del día de la sesión. O una lesión de última hora que impedía al grupo ser número ‘par’ para muchos ejercicios ya programados. Siempre dispuestas y preparadas para cuando Madelén Urieta las necesitaba. Así han estado numerosas jugadoras de los equipos de cantera, que han sacrificado su tiempo libre para echar una mano al primer equipo.

Si hacemos un sondeo entre los araskizales, podrán decirnos de carrerilla el roster de jugadoras de esta temporada en Lacturale ART Araski. Lo que pocos saben, es que detrás del ‘once’ de Madelén Urieta, ha habido un grupo de chicas y chicos dispuestos a ayudar cada semana para que los entrenamientos sean más competitivos.

Hoy, queremos hacerles un pequeño homenaje a ellos y ellas, parte fundamental de la preparación para todos y cada uno de los 26 partidos oficiales que ha disputado Lactuale ART Araski esta temporada.

Y vamos a empezar por dos nombres que han sonado más que otros esta temporada. Ellas son Ainara Camino e Izar Bedia, que han tenido la oportunidad de debutar en la Liga Dia.


Ainara Camino Lahidalga (17/06/1991)
regresaba este año a Vitoria-Gasteiz tras pasar los últimos años en Zaragoza por motivos de estudios. Formada en el Abaroa, Camino nunca ha dejado de lado el baloncesto y ha desarrollado su trayectoria deportiva en la capital aragonesa, llegando a disputar dos temporadas en Liga Femenina 2 con el Antiguo Boscos. Jugadora importante en el filial, la vuelta a casa no ha podido ser más satisfactoria para ella: “La verdad es que ha sido toda una experiencia. El simple hecho de estar en el banquillo en un partido contra el Perfumerías Avenida, con una plantilla repleta de estrellas ya era emocionante. Debutar en Mendizorrotza, ante las que son o fueron compañeras, entrenadores, familia o amigos fue impresionante, me sentí muy arropada por todos ellos y por la afición en los minutos disputados. Quien me iba a decir cuando era cadete y me conocían como "Ainarita" que muchos años después debutaría en la máxima categoría estatal en Mendi. Made y muchas jugadoras me conocen desde hace muchos años y yo estaba encantada de ayudar siempre que podía en los entrenamientos. Aun así, creo que nunca me había visto debutando en Liga Femenina, la ayuda en los entrenos ya me lo tomaba un premio personal al trabajo de tantos años.”

Semanas después, fue Izar Bedia Delgado (28/04/1995) quien recibió la llamada de Madelén Urieta para entrar en la convocatoria ante el Nissan Al-Qázeres Extremadura. “La verdad que no me imaginaba nunca poder debutar en LF. Cuando tenía que ir a entrenar iba con la mentalidad de poder ayudar hacer lo mejor posible, pero no cabía la posibilidad de poder debutar. En cuanto me dieron la opción no me la creí. Fue la leche. Que más que en casa con la gente del club, amigos, familia... ayudando y disfrutando de lo mismo que estaba viviendo yo al mismo tiempo. Ha sido una experiencia que nunca la voy poder tener más lo más seguro, y poder hacerlo aquí y con este equipo la verdad que una de las mejores momentazos que te da el baloncesto.”

Otras compañeras de Camino y Bedia también han ayudado en los entrenamientos grupales del primer equipo. Sin la “suerte” de poder debutar, se muestran satisfechas y orgullosas de poder ayudar al equipo. 

Oihane Sarasti Garicano (06/07/1994): “Ayudar al primer equipo para mí ha supuesto conocimiento, conocer cosas nuevas (nivel, técnica, exigencia...) que por consiguiente han generado satisfacción y motivación. Además, que dos de mis compañeras hayan tenido la oportunidad de debutar en un partido de Liga Femenina me ha supuesto ilusión, mucha ilusión, por el trabajo que se hace detrás de las “cámaras”. Son muchas horas las que dedicamos a este maravilloso deporte y creo que es una manera de recompensar el trabajo de las mismas, y eso es lo que hace que sigamos todos los días trabajando.” 

Marina Ortiz de Zarate Bravo (09/12/1999): “Personalmente creo que es una gran oportunidad ya que en Vitoria-Gasteiz es el único club que puede ofrecértelo. También es una manera de vivir de más cerca la máxima categoría del baloncesto femenino e ir ganando experiencia poco a poco. En cuanto a los dos debuts de mis compañeras, me alegré un montón porque sé lo merecen las dos sin ninguna duda y porque será un recuerdo que van a guardar para toda la vida.”

Sara Cano Belamendia (23/12/1995): “Ayudar al Liga Femenina supone una oportunidad para seguir mejorando, para ver y sentir de cerca cómo se trabaja en la máxima categoría a nivel nacional. Al ver sobre todo a una de mis compañeras con las que llevo compartiendo cancha 4 años supone un orgullo increíble, porque sabes lo que se ha estado esforzando y que su trabajo se ha visto recompensado, hasta el punto de sentir nervios por ella cuando debutó.”

Sara Ortega Mtz. De Santos (02/02/1994): “Ayudar al equipo ante todo es un honor, hacen que te sientas una más estés en el equipo en el que estés, y a mí personalmente me motiva e ilusiona mucho pensar que puedo ayudarles en algún momento. Ver debutar a compañeras es una sensación flipante, alegría por ellas y motivación a todas de saber que se puede. Siempre he sabido que este club apuesta por y para las suyas, yo lo he vivido muchas veces en primera persona y muchas de mis compañeras también. Solo tengo palabras de agradecimiento para todas y cada una de las personas que forma esta familia.”

Un escalón más abajo se encuentran nuestras siguientes protagonistas. Nefer León Ruiz (21/09/2000) nunca olvidará el 2 de octubre de 2016. Debido a las numerosas lesiones en el primer equipo, viajó a Gernika en el que fue el primer desplazamiento de Araski en Liga Femenina. La gasteiztarra debutó en la máxima categoría del baloncesto con 16 años recién cumplidos. Este año, aunque no ha llegado a jugar, ha ayudado en todo lo que ha podido. “Supone mucha ilusión y motivación. Además, aprendes de gente experimentada y eso ayuda a ganar confianza en ti. Por otra parte, ganas de aprender de cada una de las jugadoras para algún día intentar llegar a jugar a ese nivel. Y, por supuesto, la obligación de esforzarte y dar lo mejor de ti.”

Irene Murua Txintxurreta (23/07/2002) se ha unido este año a la disciplina de Araski, gracias al proyecto en común de baloncesto de alto rendimiento firmado con el club guipuzcoana de Ointxe. Preseleccionada en la Selección Española U16, es una de las jóvenes promesas del baloncesto vasco: “Para mí es un premio poder entrenar con el primer equipo porque aprendo mucho cada día. La intensidad de las sesiones es mucho más alta y eso me hace mejorar personalmente. Las jugadoras tienen un muy buen nivel e intento fijarme en lo que hacen. Son un espejo adonde mirarme y me ayudan a mejorar en cada entrenamiento”.

Con Murua, en el Ointxe Araski que este pasado fin de semana se ha clasificado para el Campeonato de España, juega Sonia Pereda Mtz de Antoñana (19/03/2003), que entró en la Escuela de Araski en el año de su creación, 2012, y con tan solo nueve años hace ya seis años. Recientemente ha estado con la Selección de España U15 en el prestigioso Torneo MHL de Zaragoza. “Para mí entrenar con el primer equipo ha sido un premio. Es un regalo poder entrenar con las mejores. Pero al mismo tiempo es una gran responsabilidad porque quieres demostrar a las personas que han confiado en ti que mereces esta oportunidad.”

Además de ellas, varios entrenadores han ayudado en momentos puntuales de la temporada. Es el caso de Adrián Valentín, técnico de uno de los cadetes de Araski: “Mi caso es un poco particular al pertenecer al género masculino. La diferencia primordial es la motivación, sin duda, el hecho de estar entrenando junto a jugadoras de élite que se ganan su vida a través de este deporte es algo increíble. No sólo jugadoras, sino también el cuerpo técnico es otro aspecto fundamental, entrenadores/as top de Liga Femenina que te dan la oportunidad de ayudarles en los entrenamientos, y que directamente aunque no pertenezcas al equipo te corrigen y te ayudan a progresar. Otras diferencias secundarias son las instalaciones y material, no es algo fundamental, pero ayuda a trabajar. En definitiva es una experiencia que cualquier jugadora con proyección debe experimentar, algo diferente y difícil pero muy práctico.”

Redacción araski.com / Foto: José Ángel Calvo

Compartir:
facebook twitter yahoo! google meneame

Últimas noticias